ALIMENTACIÓN ERRÁTICA PROGRAMADA
UNA HERRAMIENTA EFICAZ PARA LIBRARSE DE LA GRASA
Por Al Wilson

Si seguís esta dieta, vuestras reservas de grasa nunca sabrán lo que las ataca y cuando intenten adaptarse las fulminaréis con los suplementos idóneos para eliminarlas.
El resultado será un cuerpo de músculos duros, recortados e impresionantes.
¿Os interesa saber cómo conseguirlo?

Seguro que ya habréis oído la expresión que dice: “Si siempre hacéis lo mismo, ¿cómo esperáis obtener resultados diferentes?” y eso no puede aplicarse a ninguna actividad mejor que al culturismo. Si mantenéis vuestro programa de entrenamiento igual, entonces ¿por qué habría éste de proporcionaros resultados distintos?
El cuerpo posee una capacidad de adaptación verdaderamente prodigiosa y se adapta a los estímulos con relativa facilidad, por lo que es necesario variar constantemente la estimulación que recibe. Por consiguiente, mientras obtengáis progresos sostenibles, tanto en fuerza como en masa muscular, perfecto, seguid con vuestra rutina de entrenamiento porque ésta está bien diseñada y de momento sirve para activar el crecimiento de los músculos. Pero estad preparados, porque si siempre hacéis los mismos ejercicios, en igual orden, con la misma cantidad de peso, así como series y repeticiones, tarde o temprano (más pronto que tarde) dejará de producir resultados y llegará el estancamiento.
Los mejores preparadores de nuestro deporte todos coinciden en establecer unos programas con días en los que se alternan altibajos tanto en sobrecargas, como en pesos y series, a fin de impedir la adaptación y mantener las ganancias estables. Si analizásemos las rutinas de los mejores culturistas observaríamos que una de las reglas de éstas son las constantes y múltiples variantes. Es lo que se conoce como el método de confusión muscular. Cuanto más confusos mantenéis los músculos, mejor responderán éstos a la estimulación de un entrenamiento siempre nuevo e insospechado, porque así evitáis que se adapte a la monotonía que supone hacer siempre lo mismo.
Con la alimentación sucede exactamente lo mismo.
Si acostumbráis a vuestro cuerpo a la misma cantidad de copos de avena y de verduras cada día, éste se adaptará a lo que es muy predecible y dejará de cambiar.
Cuando necesitáis definir la musculatura y libraros de la grasa para hacer resaltar los detalles, justamente el cambio es la clave; de manera que es preciso modificar la ingesta de alimentos con un plan que permita mantener la energía para poder entrenar, preservar la masa muscular y también degradar el tejido adiposo. Es el mismo enfoque de la confusión muscular para activar el crecimiento, pero aplicado a la alimentación.
Algunos lo llaman Alimentación Errática Programada.

Alimentación errática programada
La dieta de definición que os proponemos no es un concepto nuevo, pero es de gran eficacia y se basa en alternar la ingestión de hidratos de carbono, de tal forma que se basa un ciclos de cuatro días en los que tras uno de bajo consumo de hidratos de carbono, vienen dos de alta ingesta, seguidos por otro de bajo consumo, tras los que se empieza otro nuevo ciclo con un día de pocos carbohidratos, dos de alto consumo, otro de restricción y así sucesivamente.
Las claves de este método de alimentación errática programada para conseguir la definición son las siguientes:
Al ciclar la ingesta de hidratos de carbono de esta forma aceleraréis la eliminación de la grasa manteniendo las calorías bajo control, pero al pasar de unos días de bajo consumo de carbohidratos a otros con el doble de su ingesta, se evita que el cuerpo se adapte a un nivel fijo de carbohidratos y de calorías. Eso mantendrá el metabolismo acelerado a toda máquina durante las seis semanas que debe durar este programa de definición. Al alternar las fases de la dieta entre los distintos niveles de carbohidratos mantendrá los depósitos de grasa disponibles para que el cuerpo pueda recurrir a los ácidos grasos que contienen las fibras grasas para generar energía.
Proteína. En cuanto a la ingesta de proteína, los días en que reducís el consumo de hidratos de carbono debéis incrementar ligeramente el de proteína. Al tiempo que reducís a la mitad la ingesta de hidratos de carbono, elevad la de proteína. Un culturista de unos 80kg debe consumir unos 300-350g de proteína y día. Eso debe representar alrededor del 55% de las calorías totales, el 20% debe provenir de los hidratos de carbono y el 25% de las grasas.
De hecho, el nivel de proteína en los días en que incrementáis el nivel de carbohidratos se mantendrá estable, pero a pesar de eso al elevar la ingesta de éstos, la proporción de proteína pueda pasar del 55% al 45%, el hecho de relevancia es que la presencia de proteína sea la misma, de tal forma que la masa muscular se preserve en todo caso.
Los domingos deben ser vuestro día de descanso del gimnasio, sin entrenar, y ese día debéis omitir el batido de después de entrenar y tomar el de antes de la sesión (que ese día no entrenaréis) como si fuese un tentempié. No lo eliminéis del todo. Esas pocas calorías no tienen gran relevancia y después de todo son calorías provenientes de la proteína.
Si alcanzáis el tipo de definición que buscáis antes de tiempo, podéis relajaros un poco, pero en caso contrario podéis seguir con este tipo de alimentación errática o desigual, hasta conseguirla, porque se trata de un tipo de alimentación saludable que puede mantenerse en el tiempo sin que represente ningún riesgo y además dispondréis de energía para entrenar, así como de suficiente proteína como para mantener la masa muscular e incluso acrecentarla.

Azuzad la combustión de grasa con compuestos clave
Para impulsar el éxito de vuestra rutina de entrenamiento y la dieta de definición, probad añadir a vuestro programa la inclusión de varios ingredientes específicos para estimular la degradación del tejido adiposo, compuestos que han demostrado su eficacia sobradamente en incontables estudios.
Cafeína
La cafeína es uno de los compuestos más eficaces para perder grasa y de los más comprobados. En términos de quemador de grasa la cafeína funciona uniéndose a las células adiposas y activando la lipólisis, un proceso en el cual los ácidos grasos abandonan las células para ser usadas como fuente de energía, incluso por los músculos. Además, la cafeína también anula el almacenamiento de grasa en esas células. Aunque beber café puede ayudar para estos supuestos, es mejor obtenerla de fuentes naturales. La mejor fuente natural de cafeína es la guarana.
La guarana es una planta usada desde hace milenios por ciertas civilizaciones sudamericanas como estimulante de la resistencia física. Es una rica fuente de cafeína y esta sustancia ha demostrado ampliamente en infinidad de estudios su capacidad para incrementar la utilización de la grasa corporal como fuente energética al tiempo que preserva el glucógeno muscular. Eso es importante porque además de contribuir a la eliminación del tejido adiposo aumenta el rendimiento mediante un doble efecto: la utilización de los ácidos grasos para producir energía y la preservación del glucógeno para una utilización posterior, lo cual hace que la recuperación de los entrenamientos sea más rápida.
La cafeína también eleva ligeramente la temperatura basal lo que resulta en una mayor utilización de las calorías a lo largo del día.
Té verde
El té verde contiene unos compuestos llamados catequinas y uno de ellos en concreto, la epigalocatequina galato (EGCG), es la responsable de la mayor parte de las propiedades quemadoras de grasa del té verde. La EGCG puede inhibir la enzima que degrada la norepinefrina, que es el neurotransmisor implicado en la regulación del ritmo de degradación de la grasa. Al detener la degradación de la norepinefrina ésta se mantiene activa por más tiempo y podréis mantener el metabolismo, así como la combustión de la grasa durante más tiempo, especialmente cuando se combina con la cafeína.
Además, la teofilina, presente en el extracto de té verde, ayuda a potenciar y a prolongar los efectos de la cafeína así como de otras sustancias que activan los procesos termogénicos y lipolíticos.
Ácido hidroxicítrico (HCA)
El ácido hidroxicítrico es un arma letal cuando se trata de eliminar grasa. Se extrae del fruto de la garcinia cambogia, un fruto del sur de Asia, y posee propiedades muy particulares que resultan sorprendentes por su incidencia sobre la composición corporal.
La más destacable es la reducción de la actividad de la enzima ATP citrato liasa, que es la encargada de transformar los excesos de los carbohidratos en ácidos grasos, o sea que convierte los azúcares en grasa. Eso representa que cuando comáis glúcidos el HCA evita que éstos acaben bajo vuestra piel como tejido adiposo. Asimismo se ha demostrado que este ácido aumenta las reservas de glucógeno muscular, algo importante para el culturista porque supone más volumen y mayor energía para entrenar, así como también acelera la eliminación de la grasa. Por si fuera poco regula el apetito, en especial por los dulces. Otra de las ventajas que presenta esta sustancia es que con su uso continuado no desaparecen los efectos, es decir que no provoca adaptación e insensibilización.
Sinefrina
Se sabe que la efedrina (de estructura similar a las anfetaminas) es un agente muy eficaz de estimular la pérdida de grasa de forma rápida y ese aspecto ha quedado efectivamente contrastado en diferentes pruebas documentadas. Sin embargo, a esa acción positiva se asocian otras de carácter negativo e incluso peligroso, como una excesiva estimulación del sistema nervioso central que en muchos usuarios provoca dolores de cabeza, temblores, nerviosismo, palpitaciones y agotamiento de las glándulas surrenales. Además los problemas cardiacos como las arritmias y las taquicardias son también frecuentes, hasta el punto que se le atribuyen varias muertes, por eso en la actualidad está prohibida en todos los países y sólo se puede obtener bajo prescripción facultativa como las anfetaminas.
Sin embargo, la ciencia ha descubierto un sustituto de la efedrina que retiene sus mismas propiedades para eliminar la grasa sin sus efectos secundarios. Es la sinefrina, que se extrae del citrus aurantium, un cítrico que cuenta con una larga tradición en la medicina china bajo el nombre de “Zhi Shi” y que últimamente ha llamado la atención de los investigadores.
El extracto de este fruto ha demostrado que induce la pérdida del peso graso, mejora el rendimiento y es capaz de mantener la proporción de masa magra aun en condiciones de déficit calórico.
Profundizando en el mecanismo de acción del citrus aurantium es relevante la constatación de que es un estimulante selectivo de los receptores adrenérgicos beta 3 que no afecta a otros tales como los alfa 1 y 2 y beta 1 y 2. Es esa propiedad la que lo distingue especialmente sobre la efedrina y lo convierte en un termogénico eficaz sin efectos colaterales a nivel del sistema cardiovascular, estrechamente vinculado a los receptores adrenérgicos, lo cual significa que no tiene incidencia sobre la frecuencia cardiaca. La sinefrina del extracto del citrus aurantium causa la liberación de epinefrina, o norepinefrina, de sus depósitos celulares, que a su vez activa los receptores beta 3 que son los responsables directos de la lipólisis en el interior de las células grasas.
En particular el sistema adrenérgico, o amino simpaticomimético, posee diversos tipos de receptores repartidos por el organismo y en los diversos tejidos es probable encontrar uno que predomina sobre los otros.
El receptor alfa 1 causa la vasoconstricción de las arterias, incrementando con ello la presión sanguínea.
Los receptores alfa 2 influencian la presión determinando la vasoconstricción del microcírculo periférico e inhibiendo la lipólisis.
Los beta 1 y 2 están repartidos en el corazón y el sistema respiratorio y controlan la broncodilatación y la dilatación del vaso de miocardio, así como de la musculatura esquelética.
Los receptores beta 3 aumentan de modo selectivo la liberación de los ácidos grasos y triglicéridos del tejido adiposo, elevando la termogénesis.
Imaginad la importancia de la estimulación selectiva de los beta 3 para perder grasa sin alterar otras funciones, no como sucede con otros estimulantes genéricos como la efedrina, o las anfetaminas, que aunque puedan resultar eficaces para liberar los ácidos grasos sus efectos secundarios pueden acabar siendo además de molestos verdaderamente peligrosos.
La sinefrina del citrus aurantium es del todo segura y su acción es de gran calado sobre el tejido adiposo a la vez que preserva el magro.
Cromo (picolinato)
El picolinato de cromo cuenta ya con una buena reputación entre los deportistas. Son varios los estudios que han documentado que su función en el organismo es, entre otras, la regulación del metabolismo de la glucosa gracias a la cual actúa como un lipolítico al aumentar la eficacia de la insulina, por lo que ayuda al organismo a liberar una menor cantidad de esta hormona minimizando así la posibilidad de lipogénesis. Además, también se ha constatado que incrementa la afinidad insulínica en las células musculares, disminuyéndola en las grasas. Eso contribuye a reducir el tejido graso y aumentar o como mínimo a mantener el magro.
Forskolina
El coleus forskohlii es una planta de la que se obtiene una sustancia activa: la forskolina. Investigaciones recientes llevadas a cabo con humanos indican que la forskolina aumenta la masa corporal y acelera la degradación del tejido adiposo. Esta planta única ha demostrado que activa la enzima adenilato ciclasa, que incrementa la producción de mono fosfato cíclico de adenosina (AMPc). Los investigadores consideran que el aumento del peso magro que se observa con la suplementación de forskolina se debe al aumento en la producción de AMPc, puesto que se sabe que un mayor nivel de AMPc en los tejidos fomenta la absorción celular de los nutrientes para su incorporación al tejido muscular.
El AMPc es tal vez el compuesto más importante en la regulación de las células y se forma cuando una hormona como la epinefrina, también conocida como adrenalina, se une a un receptor de la membrana celular y estimula su activación. Como resultado el AMPc intracelular sube, con los efectos fisiológicos derivados de esa acción que incluyen un aumento de la síntesis proteica a nivel celular y la aceleración de la lipólisis, es decir, de la combustión de las grasas corporales.
Posteriores investigaciones han descubierto que la administración de forskolina fomenta la normal producción de testosterona, al tiempo que libera esta hormona de una proteína sanguínea que se la adhiere una vez en la circulación. Y puesto que sólo la testosterona en forma libre tiene funciones anabólicas, eso significa que la forskolina favorece las acciones de anabolismo mediadas por la testosterona, lo cual puede ser otra justificación de las ganancias de masa que proporciona.
Naringina
Otro ingrediente útil para quemar la grasa es la naringina, una especie cítrica, es un tipo de pomelo, que actúa mejorando la circulación sanguínea y elevando el ritmo metabólico. Además, la naringina prolonga la vida activa de las metaxantinas (como la cafeína), lo que viene a prolongar sus acciones y sumarse a los otros componentes quemadores de grasa para acentuar los efectos lipolíticos.
L-Tirosina
El aminoácido L-tirosina ejerce numerosas funciones en el organismo. Se trata de uno de los semi esenciales, que puede sintetizarse endógenamente a partir de otro esencial: la fenilalanina.
Entre sus numerosas funciones cabe destacar especialmente que atraviesa la barrera hematoencefálica y es un precursor de la dopamina y la norepinefrina, o adrenalina, asimismo que regula el apetito y ayuda en la producción de melanina, pero además que sirve como materia prima para la producción de las hormonas tiroideas, ya que el cuerpo lo utiliza como materia prima para fabricar tiroxina, que es la hormona tiroides.
Este singular aminoácido puede aumentar la concentración, reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y producir un notable incremento de la energía.
Yodo
La glándula tiroides es el principal órgano implicado en la regulación del metabolismo y produce dos hormonas, la tiroxina y la triiodotironina. Pero ambas sólo pueden formarse con la presencia del yodo.
La investigación indica que una deficiencia de este mineral debido a la restricción calórica disminuye la actividad de la tiroides. Cuando el organismo percibe una disminución de las calorías, ralentiza la conversión de las hormonas tiroideas en su forma más activa, lo que conduce a una minoración del metabolismo que a su vez lleva a un aumento de la grasa corporal, o como mínimo a una menor pérdida.
Las algas Kelp, que forman parte de la familia de las laminarias, originarias de aguas muy profundas y frías y extremadamente ricas en minerales y oligoelementos de los cuales destaca su alta concentración en yodo orgánico, el cual estimula la función tiroidea en épocas de tensión física o de dieta.
Cobre
El cobre constituye la parte funcional esencial de varias enzimas implicadas en reacciones de oxidación y reducción.
Entre otras la dopamina hidroxilasa para la síntesis de noradrenalina y adrenalina, las hormonas que degradan los ácidos grasos para obtener glucosa, y el citocromo oxidasa de la cadena de transporte de electrones para producir energía.
El cobre forma parte de la superoxido dismutasa (SOD), uno de los más poderosos antioxidantes que se conocen, y, además, se precisa para la síntesis de la melanina y la mielina, la capa de fibra que envuelve los nervios.
Gimnema silvestre
Por su lado, la ginnema silvestre es una planta muy singular y aunque sus mecanismos de acción no se conocen todavía con exactitud, lo cierto es que posee propiedades bastante únicas.
Se ha venido empleando con éxito para eliminar el ansia por los dulces que sienten ciertas personas, ya que se ha demostrado que puede conseguir anular el sabor del azúcar durante horas, algo muy importante para aquellos y aquellas que sometidos a dieta rigurosa han de evitarlos a toda costa.
Además interviene en el metabolismo de la glucosa e impide que se produzca una bajada de ésta en la sangre, lo que arrastraría una hipoglucemia y caída de energía, pero también evita la curva alta de insulina, que puede conllevar al aumento de la grasa corporal.
Al parecer las sustancias activas de esta planta son estructuralmente muy similares a la molécula del azúcar y se adapta a los receptores de las papilas gustativas y por eso las mantiene bloqueadas durante horas e impide que al azúcar se acople.
Esta es una planta que está, en estos últimos tiempos, atrayendo la atención de los científicos que estudian sus extraordinarias propiedades y sin duda pronto sabremos muchas más cosas acerca de ella.
Taraxaccone officianale
Por último, existe un extracto de la hierba conocida como cola de caballo, cuyo nombre científico es taraxaccone officianale que también puede resultar de gran importancia para reducir los acopios de grasa y de agua subcutánea para obtener un físico definido y duro.
Esta planta de largo uso es un diurético excepcional que además de eliminar de forma sustancial la retención de líquidos subcutáneos posee un alto contenido en potasio, el mineral que se pierde con los diuréticos de origen químico. Los efectos de este extracto son notables porque endurecen la musculatura al eliminar el agua que se almacena bajo la piel y contribuye igualmente a una pérdida del tejido blando que se produce en parte por una retención excesiva de líquidos.

El ergocéutico TH 101 el mejor agente para destruir la grasa
El ergocéutico TH101 de Future Concepts es el único producto que reúne estos mismos 12 magníficos compuestos en una misma fórmula y por eso hacen de él la herramienta idónea para reducir los acopios de grasa y aumentar la masa muscular.
Este avanzado ergocéutico ha demostrado en numerosas pruebas con atletas, y personas que no hacían ejercicio habitualmente, su extraordinaria capacidad para eliminar la grasa.
Incluso aquellos que no llevaban un régimen alimenticio excesivamente limpio han notado sus efectos al reducir sustancialmente la flaccidez.
En el caso de los culturistas y otros atletas el TH 101 constituye la mejor ayuda para apurar, junto con la dieta, esa definición muscular que tanto se prima en las competiciones, o en la playa.
Además con su uso es posible incrementar la intensidad en el entrenamiento, a la vez que erradicar la grasa de debajo de la piel y secarla. El resultado es una musculatura más recortada, dura y seca, cualidades que hacen aumentar ópticamente tanto el volumen como la densidad de los músculos.
Si no estáis satisfechos con los resultados de vuestros esfuerzos a pesar de entrenar como salvajes y llevar una dieta estricta, probad esta nueva herramienta, el TH 101.
No tenéis nada que perder, bueno sí, la grasa.