EL GINSENG ES CADA VEZ MÁS USADO
Un suplemento que cuenta con más de tres mil años de popularidad.
El emperador chino Shen Nung, que vivió en el siglo tercero antes de nuestra era, fue un gran investigador de las propiedades de las plantas y documentó varios cientos de medicinas derivadas de ellas.

Una de las más usadas en Oriente y que sigue ganando popularidad en Occidente también es el ginseng.
Las saponinas que se encuentran en este tubérculo son potentes glucosidos que actúan sobre el sistema nervioso como estimulante y además contiene otros compuestos que se supone que incrementan la secreción hormonal y favorecen la circulación.
Existen varios tipos de ginseng aunque básicamente los más populares son tres: el asiático (panax ginseng) el americano (panax quiquefolius) y el siberiano (eleuterococus sinticosus).
También existen el chino y el coreano y cada uno parece ejercer distintas propiedades, por ejemplo al primero se le atribuye mayor poder estimulante y energético sexual, mientras que el americano es más activo como adaptógeno.
Entre la población china y coreana consideran al ginseng el tónico para las personas de edad avanzada, ya que mejora el apetito y la digestión, pero también el tono de la piel y músculos y en cierto grado restaura la energía sexual.
El ginseng es generalmente seguro en la mayoría de la gente, pero la variedad oriental puede elevar la presión sanguínea en algunas personas sensibles, que deberán reducir la dosis o pasarse a la variedad americana.
A pesar de que generalmente en occidente se considera al ginseng sin propiedades destacables sobre el rendimiento físico, muchos investigadores atribuyen los efectos que los usuarios notan al efecto placebo, crecen los usuarios de esta planta y también el número de estudios a su respecto.
En uno llevado a cabo con enfermeras que eran cambiadas constantemente de turno, diurno y nocturno, y realizado bajo protocolo con placebo, se pudo constatar que las que recibieron el ginseng mantuvieron un mayor rendimiento mental y físico y un mejor estado de ánimo.
Además en este estudio se puso de manifiesto que el ginseng redujo los niveles de colesterol en sangre y posee un efecto anticoagulación que puede reducir el riesgo de ataque al corazón.
No obstante está desaconsejado en embarazadas, en enfermedad maniacodepresiva, palpitaciones, asma y enfisema.